3. Explotación económica: el trabajo asalariado forzoso  

Posted by Fernando in ,

Prof.: Fernando Adrover (2º0, liceo Nº 11)


Torturas practicadas por el corregidor de minas, Huamán Poma de Ayala


4ª forma de explotación del indio: trabajo asalariado



Todas las formas de aprovechamiento del trabajo indígena anteriores suponían obligar al indio a trabajar sin ninguna retribución. Pero existió otra forma de explotación en la que sí se pagaba un salario al indio. No por esto dejaba de ser una forma de explotación. Y decimos esto por dos razones: la primera es que se los obligaba a ir a trabajar a los lugares que los españoles querían, la segunda es que se les paga muy poco para el duro trabajo que debían hacer.

El trabajo asalariado se dio por un ánimo proteccionista con respecto al indio (influido por los religiosos defensores), pero sobre todo porque era una forma de control mayor de las actividades económicas en América.

Hay diferentes tipos de trabajo asalariado obligatorio, pero la más característica y más importante es la mita en Perú. La mita no es algo creado por los españoles, sino que ya existía antes, en tiempos del imperio incaico. En el imperio inca era una obligación para algunos indígenas (los adultos con capacidad de trabajar) servir a su emperador por algunos días al año en trabajos especiales: construir terrazas, puentes, caminos, sacar oro de las minas, etc. Esta mita que ya existía fue tomada por los españoles, aprovechando la costumbre del indio a ese sistema. Pero a diferencia de la época precolombina el trabajo del indígena fue muchísimo más pesado en la mita española. ¿Por qué?

El siguiente cuadro comparativo nos explica esto:



Primero porque trabajan muchos más días en el año, muchas más horas en el día, y en situaciones muchísimo más duras. Esto lo retomaremos después.

Segundo. En la época incaica, cuando un trabajador se iba a la mita el emperador le pagaba el alimento para el viaje (que nunca era muy lejano) y hacía que alguien más trabajara la parcela de tierra que dejaba sin trabajar por ese período en su aldea, y que era lo que le daba de comer por gran parte del año a toda su familia. En la época española se los hacía viajar muy lejos, no se les pagaba el viaje, y no se ponía a nadie a cubrirlo en su trabajo agrícola. Ayala escribió:

Y no le paga su trabajo de la ida y vuelta de los caminos y de acudir en las minas, de los tiempos que está y a los indios de sus jornales”



Que los dichos mineros no les paga a los dichos indios capitanes ni a los demás indios.. su derecho salario. Del viaje del camino las leguas desde su pueblo a las minas y desde las minas el volver al pueblo no se le paga”



Tercero, porque obligaban a trabajar a personas viejas, o demasiado jóvenes, o enfermas, etc., lo cual no sucedía en la época incaica.

Cuarto, porque se los estafaba en el pago de sus salarios. Dice Ayala:

Y lo hace tomar maíz y carne o chicha o queso o pan por fuerza a su cuenta de ellos y le desquita de su trabajo y tarea”



Además, todo su salario suele ir para pagar las deudas contraídas en el corregimiento, o bien para pagar los impuestos reales que aumentan cada día, que en tiempos de malas cosechas o cuando no podían sembrar por ir a la mita, no podían pagar con la producción de sus parcelas.

Resumamos esto en el siguiente cuadro:



Existían diversos tipos de mita: una era la agraria (donde eran enviados a trabajar a las haciendas), otra era la mita de obraje (donde iban a trabajar a los talleres artesanales), y otra, la más importante, era la mita minera (destinadas a las minas de plata y mercurio).

Los números de mitayos (así se les llamaba a los indios que eran obligados a ir a la mita) que iban por año a las minas más importantes del Perú (Potosí y Huancavelica) no se saben con certeza. Los cronistas dan números que parecen ser exagerados, pero que nos transmiten la importancia e impacto de la mita. Veamos a uno de estos cronistas, que hace referencia al momento de la instauración de la mita, en el año 1572:



Últimamente hizo su Exa. [Francisco de Toledo] la repartición de los indios en los dueños de minas e ingenios, señalando para esto a muchas Provincias y Pueblos hasta en número de 20000 indios, que otros antes también habían asignado para labor de minas, aunque menos en el número. Las cuales dichas Provincias y Pueblos contribuyesen cada año cinco mil indios para el trabajo de cerros e ingenios. Y esta es la que se llama Mita: que si es de tanto provecho para el orbe el trabajo personal y terrible de estos indios, es también la mayor injusticia y falta de caridad que se hace con ellos”



Arzans de Orsúa y Vela, Bartolomé.Historia de la villa imperial de Potosí, p.456-457



Potosí utilizaba 80000 mitayos anuales, 5000 entraban en los pozos y salían 4000. Trabajaban 36 horas seguidas por dos pesos y medio a la semana. Muchos morían de hambre”



Botelho citando a Gabriel René Moreno.



El mitayo era reclutado entre los dieciocho y cincuenta años (que en ese momento era ser muy viejo, pues los indios no vivían más allá de los sesenta en su mayoría), que era la edad en la que se los obligaba también a pagar impuestos. Debían trabajar una vez cada siete años por cuatro o cinco meses seguidos, a los que se les sumaba lo que demoraban en llegar al lugar de trabajo, que, caminando, a veces llegaba a ser un mes por las largas distancias y el terreno montañoso. Muchas veces estas reglas eran violadas.

En la mita de obraje, como el trabajo no era tan duro como en las minas, se los obligaba a trabajar seis meses mínimo de sol a sol. En todos los tipos de mita se dejaba de trabajar los domingos para ir a misa. En todos los tipos de mita se pagaban cuarenta pesos al final del tiempo de trabajo, pero con lo que les hacían gastar en comida les quedaba menos. Pero al volver a su aldea (si no morían en el camino) debían pagar el impuesto al rey, para lo que no les alcanza su salario. Los mitayos cobraban cuarenta pero entre comida e impuestos gastan 100, con lo que las mujeres y niños de su familia están obligados a trabajar duramente para complementar lo que falta. La forma de resistirse a la mita era escaparse en el camino cuando eran llevados al lugar de trabajo, pero muchos de ellos no podían volver a sus comunidades para no ser castigados y obligados a volver a ir. Se transformaban en yanaconas (indios sin comunidad, sueltos).









Arriba: Mina de Huancavélica - Derecha: Cerro Rico de Potosí (1715), por B. Lens




La minería



La minería fue muy importante por dos razones. La primera es porque suponía el principal producto que se llevaba a España y que ansiaban tanto conquistadores como reyes. La segunda es porque activaba todos los otros sectores de la economía. Debido a que se necesitaba leña como combustible para el fuego con el que se fundía el metal, se estimulaba la extracción de este producto. Debido a que se necesitaban sacos, o mucha ropa para las ciudades que se formaban en torno a las minas, los obrajes textiles también eran estimulados. Debido a que había que alimentar a indios trabajadores y españoles, las haciendas productoras de alimentos crecieron. Debido a que se necesitaba cargar grandes cantidades de productos de un lado a otro (salían metales, entraban todos los productos que mencionamos antes), los criadores de mulas se vieron beneficiados. También las ciudades que se formaron cerca de las minas y en las que habitaron cada vez más españoles, consumían muchos productos españoles que traían los grandes comerciantes. En resumen, muchas actividades fueron estimuladas por el mercado que generaba la minería. Si la minería no existiera estas personas no tendrían a quien vender sus productos, y es por esto que no sólo los mineros apoyaban la explotación del indio que hacía que las minas pudieran seguir funcionando, sino que también todos los demás beneficiados la apoyaban.

Como hemos dicho, los que sostenían todo esto eran los indios, que trabajaban en situaciones terribles. Ya mencionamos que trabajaban a veces 36 horas seguidas. Eran mantenidos mucho tiempo dentro de los socavones (túneles que se hacían para buscar vetas de metal) sin ver la luz del día, con muy poco aire respirable debido a la profundidad de los pozos y la poca ventilación. Por otra parte, las minas más importantes estaban en montañas altas y por lo tanto frías (se dice que en la cima de Potosí solía haber nieve). El aire viciado y el calor humano en los pozos era sofocante, pero al salir afuera, los indios semidesnudos o descalzos se enfrentaban con temperaturas bajo cero, ocasionándoseles problemas pulmonares y respiratorios, neumonía, etc. A esto se le suma la pésima alimentación con la que no podían reponer fuerzas después del duro trabajo .

Pero la peor parte se la llevaban los que debían ir a la mina peruana de mercurio (también llamado azogue): Huancavelica. El mercurio es un metal que fue usado a partir de 1574 en Perú para ayudar a la separación de la plata de la roca de la montaña. El método (llamado de amalgama) era mucho más efectivo, pero el producto necesario, el mercurio, era muy peligroso. El mercurio es un metal líquido a temperatura normal (el que se usa en los actuales termómetros), y muy tóxico. La intoxicación por mercurio tiene efectos sobre la reproducción (esterilizante a veces) del hombre, y sobre todo tiene efectos neurológicos graves. En estas minas al trabajo duro, se suma la mortal intoxicación por mercurio.

A veces las regiones altas quedaban incomunicadas por la nieve y se daban los efectos que Arzáns menciona:



Cada nevada de aquellas antiguas les costaba treinta, cuarenta o cincuenta personas, que perecían con el rigor del frío; y todos, si se dilataba, se veían en gran riesgo de perecer de hambre...”



Arzans de Orsúa y Vela, p 320.

Trabajadores mineros, por Theodor de Bry


La conclusión del cronista es clara:


La mita, en caridad, bueno fuera que se quitara totalmente por la lástima que causan los pobres indios desamparando sus tierras por venir a un terrible trabajo como es el de sacar la plata de las espantosas entrañas de este rico Cerro”



Trabajo forzado en el obraje, Huamán Poma de Ayala


El obraje



El principal contacto de indios y negros eran los talleres textiles, los obrajes. Los obrajes eran talleres artesanales donde mayormente se producía ropa de tipo español para esos sectores criollos que no podían comprar las caras ropas de lujo que venían de España, o bien tejidos para otras cosas, como por ejemplo los sacos en los que se sacaban los productos de las minas. En 1548 abrió el primer obraje en Perú, usándose principalmente la lana de las llamas andinas. En el siglo XVII ya había alrededor de trescientos en todo el virreinato.

Vimos que uno de los tipos de mita era la mita de obraje, en ella los indios eran obligados a trabajar en los talleres a cambio de un salario miserable. En los obrajes se obligaba a trabajar sin descanso por días enteros a mujeres de toda edad (incluso muy viejas), hombres también de toda edad, e incluso niños. Se los maltrataba para que trabajaran más rápido, se los maltrataba si se equivocaban por no estar acostumbrados al trabajo. Se los mantenía hacinados en galpones pequeños, trabajando en el piso de tierra, con poca comida y agua.

En estos obrajes los negros tenían contacto con los indios pues muchas veces eran los capataces, los que organizaban el trabajo de los indios. Estos negros eran los encargados de golpear, de castigar a los indios por sus errores o su lentitud. Es por esto que muchos indios fueron generando un gran odio en contra de estos negros. El español prefería maltratar al indio que al negro, porque por el negro había pagado dinero, y por el indio no.

Que el negro sea capataz y mande al indio es una gran contradicción. Si vemos las leyes hechas para América, el indio supuestamente está por encima del negro en la escala social, pues el negro es lo último, lo más bajo. El negro ni siquiera es hombre, el indio sí.

Es así que Poma de Ayala, el cronista ya mencionado, escribe:



Cómo los negros y negras criollos son bachilleres y revoltosos, mentirosos, ladrones y robadores y salteadores, jugadores, borrachos, tabaqueros, tramposos, de mal vivir y de puro bellaco matan a sus amos y responde de boca... Mientras más castigo más bellaco, y no hay remedio, siendo negro o negra criolla”



Un negro criollo de un hombre decía: ‘Este mi amo no me quiere bien. Es gran bellaco, fornica con sus comadres y gasta con hacienda los pobres menores. Es mísero, ni como ni bebe, amigo de comer en balde. Había de estar cuartezado’. Mira, cristiano, de que os confiáis de vuestros esclavos que procura vuestra muerte...”



Poma de Ayala, siendo indio, odia a los negros y quiere convencer a los españoles de lo malvados que son. De todas formas, no siempre fue así, no todos los indios odiaban a los negros, e incluso muchos se unieron y tuvieron hijos (llamados zambos).


Castigo a un indio en el obraje, Huamán Poma de Ayala


¿Cómo llegaban los negros a América?



Debemos decir ante todo que el trabajo de esclavos negros será mucho menor en las colonias españolas que en las portuguesas. ¿Por qué?

El esclavo es usado para los trabajos duros de la plantación extensa, en la producción de caña de azúcar, de café, de algodón. En las colonias de España no hay grandes territorios donde se planten estas cosas (sólo en las islas del Caribe) por lo tanto no se utilizarán tantos negros.

El esclavo negro es usado, además, cuando no hay en la región conquistada los suficientes indios como para hacerlos trabajar. En el caso de las colonias españolas eso sólo pasaba en las islas del Caribe, donde los indígenas fueron exterminados casi en su totalidad en el primer momento de la conquista. En cambio en los virreinatos más importantes de la América española, como son el de Perú y Nueva España (México), los indios eran muy abundantes.

Pero existía otra razón por la cual los negros eran menos en las colonias españoles que, por ejemplo, en las portuguesas. España no tenía de dónde sacar esclavos directamente. Portugal había conquistado algunos territorios y tenía factorías (especie de puertos costeros de donde sacaban algunos productos sin ponerse a conquistar el territorio más alejado de la costa ni llevar demasiados pobladores) en África. Allí los portugueses capturaban negros, los metían dentro de sus barcos y los llevaban a sus colonias: capturaban sus propios esclavos. España no tenía estas factorías, por lo tanto no capturaba sus propios esclavos.

¿Cómo hacía entonces para tener esclavos? Debía comprarlos a los portugueses (o a los holandeses e ingleses que también vendían). Obviamente al comprarlos a otros los esclavos se hacían más caros porque el que los vendía sacaba buena ganancia. Además parte de la inversión se perdía porque los esclavos se morían de hambre o enfermedad antes de llegar a América. Los llevaban de a miles en las pequeñas bodegas de los barcos, donde los mosquitos, el agua podrida los hacía contraer enfermedades. A estas enfermedades ayudaba la mala alimentación (si es que morían de enfermedad y no directamente de hambre). Era simple: los barcos al llenar de negros sus bodegas no tenían espacio para llevar demasiada comida en ellas, y lo poco que había era primero para los blancos.

Aun así, caros y después de la muerte de muchos, los negros llegaban a las colonias españolas. Muchos iban a trabajar a las plantaciones de las islas caribeñas, otros eran comprados para el servicio doméstico, y otros eran llevados muchas veces a los talleres artesanales. Sobre todo los esclavos más viejos, que estaban más familiarizados con la confección de los productos que el español exigía, que eran más útiles y más sumisos (después de años de esclavitud) que los indios. Pero de este tipo de esclavos no había demasiados, por lo cual se podía ver a algunos negros capataces en los talleres con un grupo de indios a su mando.

No debemos olvidar las diferencias que existirán entre los negros y los indios: los indios, tras prohibirse su esclavitud, eran considerados hombres; pero los negros eran todavía esclavos, o sea, objetos Esto era así porque se creía que los indios desconocían la religión católica antes de que llegaran los españoles, mientras que los negros la conocían pero la rechazaban.


Bodega de un barco negrero, por Thomas Hugh


Ejercicio


1. Observa la imagen titulada “Castigo a un indio en el obraje”. ¿Cómo se puede observar allí la contradicción de la que veníamos hablando?


Ejercicio


1. Busca información sobre los lugares en África desde donde se sacaban esclavos. Marca con verde en un mapa esos lugares.

2. Marca con rojo los países europeos que se dedicaban a la venta de esclavos negros.

3. Trae en mapa a clase para continuar trabajando con él.


This entry was posted on jueves, 8 de abril de 2010 at 0:37 and is filed under , . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada